Recomendaciones al contratar un Paquete Bancario

Los paquetes de productos están constituidos por conjuntos de bienes y servicios financieros ofrecidos por los bancos, cuya adquisición en general ofrece ventajas sobre la contratación individual de cada uno de sus componentes (cuentas, tarjetas, etc.). Dado que los paquetes ofrecidos en el mercado son muy diferentes entre sí, su costo varía no sólo por diferencias atribuibles a precios sino también por la gama de productos y servicios que se ofrecen en cada caso.

Los costos y composición de los paquetes responden a la estrategia de los bancos en cuanto a los sectores del público hacia los cuales se orientan. Por esta razón, es usual que las entidades ofrezcan diferentes tipos de paquetes dirigidos a distintos perfiles de cliente.

Entre los productos y servicios más comunes que integran estos paquetes se encuentran: cajas de ahorro en pesos y en dólares, tarjetas de débito asociadas, cuentas corrientes y tarjetas de crédito. También pueden incluir otros beneficios, como programas de premios o descuentos especiales en determinados comercios.

Recomendaciones al Contratar un Paquete Bancario

Si está evaluando la adquisición de un paquete, es importante que considere cuáles son sus necesidades de productos financieros para evitar pagar por servicios que no utiliza. Ejemplo: quien no suele manejarse con cheques, no necesita un paquete con cuenta corriente.

Se recomienda que analice individualmente cada uno de los productos que integran el paquete, para determinar si se adecúan a su perfil de comportamiento. Ejemplo: si la tarjeta de crédito es nacional o internacional.

Es importante tener en cuenta para una evaluación correcta del paquete a elegir conocer los costos adicionales de cada producto, especialmente en las tarjetas de crédito (costos de renovación, envío de resumen mensual, seguros). Estos suelen ser determinantes en el precio final.

Debería compararse el precio del paquete con la suma de los costos que involucran la contratación individual de los productos que efectivamente va a utilizar.

En el caso de los descuentos y beneficios especiales asociados a la utilización de una tarjeta de crédito o débito, también debería analizar si están dentro de su perfil de consumo.

Si no se cobran las extracciones en cajeros propios de la entidad y sí se cobran en cajeros de otras entidades o de otras redes, sería conveniente que verifique la disponibilidad en su zona de influencia, es decir, donde usted vive, trabaja y suele manejarse con más frecuencia.

Se recomienda que considere los límites de financiación incluidos en los distintos instrumentos financieros: tarjetas de crédito, adelantos en cuenta corriente y préstamos preacordados.

Un tema importante a tener en cuenta son las diferencias de tasas de interés, tanto a percibir como a pagar.

Considere el análisis de las cargas y / o reintegros impositivos propios de la utilización de los productos financieros que incluye. Por ejemplo: impuesto al cheque, ingresos brutos o devolución parcial de IVA por compra con tarjeta de débito.

Debería tener en cuenta los riesgos que asume ante incumplimientos involuntarios o por razones de fuerza mayor en las condiciones estipuladas en cada uno de los instrumentos. Por ejemplo: si se demora en el pago de la deuda contraída por el uso de su tarjeta de crédito, deberá hacerse cargo de intereses punitorios. Otro ejemplo: si el paquete incluye adelantos en la cuenta corriente, recuerde que ellos tienen un costo en términos de intereses.

Deja un comentario